lunes, 18 de noviembre de 2013

¿Es util la moxibustión para girar bebés de nalgas?

Artículo original escrito por Rebecca Dekker, PhD, RN, APRN en Science&Sensibility el 5 de noviembre de 2013. Traducido por M Velo

Entre un 3-4% fetos se encuentran en posición podálica (el culo hacia abajo) a término. La inmensa mayoría de estos bebés (un 90%) nacen por una cesárea programada. Para evitar la cesárea, muchas mujeres intentan varios métodos para que sus bebés se giren cabeza abajo. En el pasado ya escribí sobre el uso de la versión cefálica externa (VCE) para girar a los bebés en podálica. Sin embargo, aunque la VCE es segura y frecuentemente efectiva, puede ser incómoda y las mujeres podrían desear intentar otras opciones para girar a su bebé. Una opción potencial es la moxibustión.

¿Qué es la moxibustión?
La moxibustión es una técnica de medicina china donde se quema una hierba (Artemesia vulgaria) cerca de la piel del quinto dedo del pie en ambos pies. En  el quinto dedo del pie se sitúa un punto tradicional de acupuntura llamado 67 de Vejiga


¿Cómo se usa la moxibustión?

No hay una sola manera recomendada para usar la moxibustión, pero muchas mujeres prenden los puros de moxa cerca de sus dedos de los pies durante 15-20 minutos, entre 1-10 veces al día, durante 2 semanas. Se empieza el tratamiento habitualmente entre las 28 y 37 semanas de embarazo.

¿Cómo podría funcionar la moxibustión?

El calor del puro de moxa estimula los receptores del calor de la piel del dedo. Se cree que el calor provoca la liberación de dos hormonas del embarazo (estrógeno placentario y prostaglandinas), que generan las contracciones uterinas. Estas contracciones pueden estimular que el bebé se mueva (Cardini & Weixin, 1998)

Entonces, la moxibustión ¿funciona?

En 2012, la revisión de los resultados de ocho estudios donde 1346 mujeres con bebés de nalgas fueron asignadas al azar para moxibustión, ningún tratamiento o un tratamiento alternativo (como la acupuntura). Las mujeres en estos estudios vivían en Italia, China y Suecia (Coyle et al, 2012).


Entre las mujeres que fueron asignadas a la moxibustión, algunas la usaron en solitario, otras la combinaron con acupuntura, y otras con técnicas posturales.

Cuando se comparó la moxibustión sola VS no tratamiento (3 estudios, 594 mujeres), los resultados fueron:
  • No hubo diferencias en el porcentaje de bebés de nalgas al nacimiento
  • No hubo diferencias en la necesidad de VCE
  • No hubo diferencias en las tasas de cesárea
  • No hubo diferencias en el riesgo de rotura de bolsa antes del inicio del parto
  • No hubo diferencias en las puntaciones de Apgar al nacimiento
  • Un 72% menos de uso de oxitocina sintética en las mujeres que se aplicaron moxibustión y cuyo embarazo terminó en un parto vaginal. 
Los efectos adversos de la moxibustión incluyeron el olor desagradable, náusea y dolor abdominal de las contracciones. 

Cuando se comparó la moxibustión VS la acupuntura, menos mujeres en el grupo de moxibustón tuvieron bebés de nalgas al nacimiento comparado con el grupo de acupuntura. Sin embargo, solo hubo 25 mujeres en este estudio, por lo que estos resultados no aportan mucha información.

Cuando se comparó la moxibustión + acupuntura VS no tratamiento (1 estudio con 226 mujeres), las mujere que tuvieron moxibustión + acupuntura tuvieron:
  • un 27% menos de bebés en podálica al nacimiento
  • un 21% menos de riego de cesárea
Cuando se comparó la moxibustión + acupuntura VS acupuntura sola, en un estudio con solo 24 mujeres, no se encontraron diferencias en el número de bebés de nalgas al nacimiento. El tamaño tal pequeño de la muestra limita que ofrezca información significativa. 


Cuando se comparó la moxibustión + técnicas posturales VS técnicas posturales solas (tres estudios, 470 mujeres), las mujeres que hacían las dos técnicas tuvieron: 
  • un 74% menos de bebés en podálica al nacimiento. 
¿Tienen limitaciones estos resultados?
En general, los estudios utilizados en esta revisión tuvieron buena calidad. Sin embargo, alguno de estos estudio usaban muestras muy pequeñas y algunas veces los investigadores no midieron variables que serían interesantes, como por ejemplo, cuando se comparó la moxibustión+técnicas posturales con sólo las técnicas poturales, no se conoce si hubo diferencias en la tasa de cesáreas o en otros resultados de salud. Así mismo, todos los investigadores usaron diferentes métodos de moxibustión. Algunas mujeres pudieron hacer sesiones más frecuentes o más largas, y algunas pudieron cumplir con el tratamiento más que otras. 

¿Existen otras evidencias sobre la moxibutión?
Tras publicarse esta revisión, se publicó un nuevo estudio español en 2013 aleatorizado y controlado. En este nuevo estudio, 406 mujeres con embarazos de bajo riego que tenían un bebé de nalgas a las 33-35 semanas fueron asignadas al azar para verdadera moxibustión, "falsa" moxibustión o el cuidado habitual. 

¿Qué tipo de tratamiento recibieron las mujeres?
En el grupo de verdadera moxibustión, las mujeres se tumbaban boca arriba y se aplicaba el puro caliente de moxa cerca del lado externo del dedo meñique del pie durante 20 minutos al día durante 2 semanas, cambiando de un pie al otro cuando el calor resultaba molesto. Las mujeres hicieron la moxibustión en casa con la ayuda de un miembro de la familia. 

En el grupo de "falsa" moxibustión, se aplicó el mismo tratamiento salvo que el puro de moxa fue aplicado en el dedo pulgar, que no es un punto de acupuntura. Se enseño a las mujeres en ambos grupos cómo usar la postura de rezo para intentar girar al bebé. 


¿Funcionó la moxibustión?
Las mujeres que usaron moxibustión+técnicas posturales tuvieron 1'3 veces más probabilidades de tener un bebé en posición cefálica al nacimiento comparado con las mujeres de los otros grupos de estudio. Si nos fijamos en las cifras exactas, el 58% de las mujeres que usaron moxibustión tuvieron un bebé en cefálica frente al 43% de los bebés en el grupo de "falsa" moxibustión y el 45% del grupo de cuidados habituales. El número de mujeres que necesitarían usar moxibustión para que 1 bebé se girara con éxito es, de media, 8 mujeres. 

¿Existe alguna duda sobre la seguridad?
En general, los resultados muestran que la moxibustión es segura. Una de cada 3 mujeres refirió tener contracciones durante el tratamiento, pero no hubo un aumento del riesgo de parto prematuro. 

Algunas mujeres (14%) dijeron que sentían palpitaciones cardíacas. Una mujer sufrió una quemadura de la moxibustión. Otras quejas de las mujeres en los tres grupos incluían ardores, náusea y vómitos (2%), mareo (1'7%), problemas moderados de TA elevada (1'7%), dolor en el estómago (1'5%) o hipo del bebé (1'2%). 

Sin embargo, no hubo diferencias en estos síntomas entre los tres grupos. Tampoco hubo diferencias en la salud neonatal o problemas en el parto. Todos los bebés tuvieron buenas puntuaciones Apgar a los 5 minutos de vida. 

Entonces, ¿cuál es la conclusión?
  • Los resultados sugieren que la moxibustión, cuando se combina con acupuntura o técnicas posturales, es segura e incrementa la posibilidad de rotación fetal.
  • No se conoce con seguridad que tipo de método de moxibustión (en qué semana del embarazo, número de sesiones, duración de las mismas, etc) funciona mejor para rotar a los bebés de nalgas. Sin embargo, parece que usando la moxibustión 2 veces/día durante 2 semanas (a partir de la 33-35 semanas de embarazo) consigue la rotación en 1 de cada 8 mujeres. 
  • Si las mujeres están interesadas en utilizar medicina china (moxibustión o acupuntura) para girar a su bebé, deberían consultar a un acupuntor titulado especializado en el tratamiento de embarazadas. 
Bibliografía

  • Cardini F. & Weixin H. (1998). Moxibustion for correction of breech presentation: A randomized controlled trial. JAMA 280(18), 1580-1584. Free full text: http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=188144
  • Coyle ME, Smith CA, & Peat B. 2012. Cephalic version by moxibustion for breech presentation. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012, Issue 5. Art. No: CD003928. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22592693
  • Vas J, Aranda-Regules JM, Modesto M, et al. (2013). Acupuncture Medicine 31: 31-38. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23249535

Nota: si vives en Madrid y estás interesada en usar la moxibustión en tu embarazo, te recomiendo acudir a Centro Gongsun, donde te enseñaran cómo hacerlo tu misma. 
También puedes consultar a tu matrona por si puede aconsejarte algún acupuntor de referencia en tu zona.